Sonambulismo infantil

sonambulismo infantil
sonambulismo infantil

Este trastorno del sueño se presenta de la misma forma en niños y adultos. Pero en esta ocasión hablaremos de cómo descubrir si nuestros hijos tienen sonambulismo infantil  y la forma de tratarlos cuando se está produciendo esto.

El niño está dormido, pero no de una forma profunda, en mitad de la noche, lo más común es que se despierte y con los ojos abiertos y la mirada fija puede levantarse y moverse sin que al despertar tenga ningún tipo de recuerdo sobre lo que ha sucedido. Despiertos mientras duermen.

La coordinación no es la misma que cuando el niño está despierto, abrirá puertas, encenderá luces… pero de forma algo más torpe que cuando está despierto.

El peligro del sonambulismo infantil es que en ocasiones a los niños les puede dar por salir a la calle, por lo que hay que estar alerta para evitar que el pequeño sufra algún daño.

Generalmente si se les habla es probable que no contesten, y si lo hacen es a través de susurros que rara vez son comprensibles por los padres. Aunque también es posible que los niños contesten, no es lo más habitual.

Los estudios reflejan que 1 de cada 10 niños en edad escolar al menos durante una vez en esta etapa habrá tenido este tipo de experiencias.

Las causas del sonambulismo infantil son diversas, puede ser por alguna interrupción de las costumbres regulares del sueño o tal vez porque el niño está enfermo y tiene fiebre.

Medidas de seguridad
No suele estar relacionado con problemas psicológicos ni emocionales, además la tendencia es que desaparezca con el paso del tiempo y el niño vuelva a tener un sueño absolutamente normal.

Si en algún momento se percibe que el niño puede sufrir este tipo de trastorno del sueño, los padres tendrán que vigilarlo y si lo encuentran deambulando por la casa en mitad de la noche, tendrán que intentar del modo más cuidadoso devolverlo a la cama para que no se haga daño con los muebles o las puertas que vaya encontrando en su camino.

Para establecer ciertas medidas de seguridad habrá que cerrar puertas y ventanas con llave, de esta forma se evitarán los riesgos ya que los niños podrían salir por estos lugares.

No se le debe despertar, ni zarandear y mucho menos hacer que duerma en la parte de arriba de una litera, todas estas cosas pueden ponerle en peligro.

Si con el paso del tiempo el sonambulismo infantil no desaparece, entonces habrá que buscar la ayuda de un profesional.