6 errores comunes que cometen las madres

errores comunes que cometen las madres

Convertirse en madre es un desafío, lo primero es simplemente sobrevivir a las noches sin dormir, a la angustia cuando los niños se enferman, a los mil gritos de “mamá… mamá” cuando necesitas un minuto en el baño, etc., es prácticamente imposible tener tiempo para pensar en el futuro, para proyectarnos en unos años más, solo importa vivir el momento y hacer felices a los niños hoy, pero claramente lo que necesita un niño pequeño es muy distinto a lo que necesitará en 10 o 20 años más y ahí entra en juego la siguiente pregunta. ¿Qué estamos haciendo hoy para que nuestros hijos tengan las herramientas que necesiten y sean felices en el largo plazo? Primero que todo debemos tomar unos minutos para reflexionar acerca de nuestra relación con los pequeños y luego de eso ver si estamos preparando el camino de la vida para que nuestros hijos sean felices o los estamos preparando a ellos para enfrentar todo lo que les toque vivir.

Haciendo el ejercicio de hablar con muchas madres que tienen niños de diferentes edades, pudimos llegar a la conclusión de los errores que consideramos más comunes entre nosotras y que debemos mejorar lo antes posible por el bien de nuestros hijos:

1.-  Buscar la perfección: Como madres amamos a nuestros hijos y los encontramos perfectos, es por esto que nos cuesta tanto enfrentar las críticas hacia ellos aunque sean constructivas. Este es un clásico error ya que muchos problemas que podemos enfrentar o mejorar en la niñez se mantienen hasta la adolescencia o adultez por no ser enfrentados tempranamente . Si en el jardín infantil nos dicen que nuestro pequeñito se está portando mal o le pega a sus compañeros algunas llegamos a saltar y queremos retirarlos de inmediato de ese jardín porque es muy “malo” , lo anterior nos impide pensar en que tal vez está con un problema de adaptación, que las profesoras quieren ayudar y que debemos abrir los ojos para realizar un buen manejo para así mejorar la situación y permitir que nuestro hijo esté feliz en su sala.

2.- Incentivarlos a que hagan todo lo que nosotras no hicimos: Vivir a través de nuestros hijos es nefasto, lógicamente queremos que se desarrollen y vivan lo mejor posible pero debemos entender que ellos no son ni piensan igual a sus madres, tienen gustos diferentes y merecen tener la oportunidad de vivir como quieran hacerlo. Una mamá me comentaba que ella siempre quiso bailar ballet por lo que desde pequeñita llevó a su hija a clases y ella lloraba, le pedía no ir porque simplemente no le gustaba. Tiempo después se dio cuenta que su hijita quería jugar basquetbol y que todo ese tiempo fue un sufrimiento para ella porque igualmente asistía para no defraudar a su mamá.

3.- Desesperarse cuando los niños se enojan: Como madres en ocasiones tomaremos decisiones que no les gustarán a nuestros hijos, es posible que se enojen mucho y que digan algo hiriente que nos rompa el corazón, pero somos sus madres y lo hacemos para protegerlos o porque creemos que es lo mejor para ellos. En esos casos hay que respirar profundo, pensar porque lo estamos haciendo y no dar pie atrás solo para que ellos no se enfaden.

4.- Empujar a nuestros hijos a crecer y madurar antes de tiempo: Este error es muy común, le exigimos a los niños no rayar muros, no ensuciar, no discutir con los hermanos, hacer caso en todo y no nos damos cuenta que algunas de esas actitudes van de la mano con ser “niños”, más temprano que tarde crecerán y extrañaremos todo eso que nos sacaba de los cabales.

5.-  Potenciar al niño que esperamos tener y no al que tenemos: Cuando quedamos embarazadas comenzamos a formar una imagen visual de cómo será nuestro bebé, que le gustará hacer y que profesión tendrá cuando sea grande. Error! Debemos tomarnos el tiempo de conocer a nuestros hijos con sus cualidades y defectos, con sus gustos y disgustos.

6.-  Competir con otras madres: Tanto los hijos como las madres somos diferentes, intentar ser mejor que otra es totalmente inútil ya que su vida es probablemente distinta a la tuya. Busca ser la mejor madre para tus hijos, no la mejor madre del mundo.

En fin, aunque sea difícil debemos intentar ver los errores que cometemos como madres hoy, está claro que muchos de ellos los hacemos sin intención, solo nos salen del alma. Recuerda que nada es tan grave, pero considera buscar una solución si crees que podrías hacerlo mejor.