Adiós a las madres perfectas, Bienvenidas madres reales!

revistabb - embarzo postparto lactancia e infancia

Basta con ver un par de programas de farándula o algunas revistas para encontrarnos con un sinfín de fotos de diversas madres conocidas que de una u otra manera nos ponen los pelos de punta ¿Por qué? La razón es muy simple, como madres sabemos que es casi imposible no tener ojeras cuando nuestros bebés son pequeños, a veces nuestras casas no están como para portada de revista de decoración y lo más probable es que nuestro físico no vuelva de inmediato a ser el que era antes y por cierto el tiempo no nos alcanzaría como para hacer una gran presentación en sociedad con todos esos medios de comunicación.

Cuando me encuentro ya sea en televisión o rara vez en vivo con esas mamis perfectas siempre llego a la misma interrogante, ¿seré yo el problema?, y luego después de un largo día entre juegos, colegio, bebé, mudas, baños, cuentos e intentos por hacerlas dormir, voy a mi habitación y respondo la pregunta, definitivamente no soy yo.

Disfrutar la maternidad es el regalo más maravilloso que podemos recibir como mujeres, entregar lo mejor a nuestros hijos ya sea de día o de noche y estar ahí para ellos independientemente de nuestro cansancio  nos hace  buenas madres, no madres perfectas.  Si lo vemos de esta forma creo que muchas estarán de acuerdo con que es más importante entregar lo mejor de nosotras a nuestros hijos aunque eso signifique no tener tiempo o ganas de ir a la peluquería, maquillarnos y estar espléndidas todos los días.

Madres perfectas versus madres reales

Las madres perfectas son simplemente así, perfectas sin ningún defecto, es decir con físicos muy trabajados, siempre bien maquilladas, sin cara de cansancio, con la mejor sonrisa y por cierto con la ropa de ella y de sus hijos siempre impecable. La mayoría viste de punta en blanco con unos tacos enormes y siempre se ven bien. Nunca tienen un mal día y siempre están dispuestas a asistir a cualquier reunión social demostrando lo multifacéticas que son.

Las madres reales son aquellas que por lo general tienen ojeras que nos indican que su hijo no pasó una buena noche, por más que se preocupen de estar bien vestidas en algún momento podrás verla con algunas manchitas ya sea de leche o por la saliva de su bebé, en ocasiones no va a estar dispuesta a compartir con mucha gente ya que está cansada y la poca energía que tiene prefiere dedicarla a sus hijos para ir al parque o simplemente para regalonearlos. Usar tacos cuando lo más probable es que tengas que correr detrás de un bebé que es un poco escapista y busca el peligro? Ni hablar! de todas maneras va a elegir un buzo y zapatillas.

En fin, si bien la descripción puede ser algo caricaturesca se acerca mucho a la realidad, busquemos la naturalidad y disfrutemos lo maravillo que es ser madre, preocupándonos de sentirnos bien como mujer pero sin que eso signifique dedicar nuestra vida a ser lo espléndidas que éramos cuando podíamos dormir toda la noche, aprovecha cada segundo de tus hijos y ocupa tu energía en ser la madre que quieres ser y no la que otros esperan que seas.