CÓMO AYUDAR A QUE LOS NIÑOS SEAN EMOCIONALMENTE SANOS

Criar a nuestros hijos es un gran desafío y más aun cuando tenemos en nuestras manos la salud tanto física como emocional de la personas que más amamos en la vida, es por esto que es de vital importancia tomar muy en serio cada arista del crecimiento y maduración de los niños sin dejar al azar ninguna de ellas.

En este post hablaremos de la salud emocional la cual definirá en el corto y largo plazo la capacidad que tendrá cada niño de aceptar y luchar por los diversos desafíos y dificultades que se encontrará en el camino, de crear relaciones interpersonales saludables y fuertes, de adaptarse a los cambios y sobre todo a lograr una vida plena y feliz.

Primero que todo es importante reconocer algunos signos de poca salud emocional en niños para así poner atajo y resolver los problemas que lo han llevado a eso.

– Baja autoestima

– Dificultad para expresar sus sentimientos y falta de asertividad en la comunicación

– Pobre autocontrol

– No saber poner límites ni aceptar reglas

¿Cómo fomentar la salud emocional de los niños?

Lo primero es darle importancia al rol que como padres tenemos frente a la salud de nuestros hijos ya que ellos aprenden de nuestro ejemplo y de lo que ven en su círculo más cercano por lo que es fundamental que las relaciones dentro de la familia sean saludables, con buena comunicación, que brinden el apoyo necesario en cada momento, donde exista igualdad para todos y que tengan reglas o normas claras, que sepan manejar los conflictos de manera asertiva y que por supuesto se demuestren amor.

Existen varios puntos que debemos tener presentes al momento de querer mejorar la saludemocional de nuestros hijos:

– No juzgues a tus hijos ya que una de las características de las personas con buena salud emocional es la capacidad absoluta de expresar sentimientos y opiniones, por lo tanto no lo restringas .

– Promueve el respeto dando el ejemplo, escucha a tus hijos atentamente e interésate en lo que te cuentan, muchas veces no estarás de acuerdo con lo que te digan pero es fundamental mostrar respeto hacia ellos.

– Evita las críticas y busca la aceptación recordando que todos somos diferentes y que tus hijos tienen derecho a no pensar como tu.

– Permíteles tomar sus propias decisiones ya que con esto los ayudarás a ser responsables y aprender de sus errores.

Lee también:  Colecho la magia de dormir con nuestros hijos