Cambios de Humor en el embarazo ¿Por qué estoy tan irritable?

Cambios de humor en el embarazo

Cambios de Humor en el embarazo …
Durante el embarazo muchas mujeres pierden la paciencia rápidamente, a veces están más enojonas o sensibles, la causa en la mayoría de los casos es el famoso cambio hormonal, además están a punto de ser madres y eso de por sí despierta muchos sentimientos contradictorios. Hay futuras mamás que experimentan emociones extremas  a veces están eufóricas y luego con  un terrible mal humor otras mamás se sienten  deprimidas o ansiosas. Estos cambios de ánimo por lo general surgen entre la sexta y la décima semana, disminuyen hacia el segundo trimestre y reaparecen al acercarse el fin de la gestación.

Cuando estas embarazada es posible que cosas muy triviales que antes no causaban ninguna molestia logren sacarte de quicio como por ejemplo el ruido de los vecinos, alarmas , forma de manejar de tu pareja, personas apuradas en las calles… todo se vuelve insoportable!

Estos cambios de humor pueden afectar a cualquier mujer por el cansancio físico, mental, estrés laboral, mal dormir, molestias y por las grandes fluctuaciones hormonales que ocurren durante todo el embarazo, además aparecen otras preocupaciones como por ejemplo si el bebé nacerá sano, si les alcanzará el dinero, si serás una buena madre, si podrás con todo lo que te espera, si volverás a tu peso luego del nacimiento de tu bebé etc. No te asustes! Es totalmente común que ocurra, intenta respirar profundo y pide comprensión en tu entorno ya que es difícil enfrentar todos los cambios con una gran sonrisa en la cara, recuerda que eres un ser humano no una máquina. Si sientes que esto está siendo cada vez más difícil de sobrellevar, es importante asistir a un especialista para evitar estados de gran ansiedad, irritabilidad y mal dormir ya que el bebé se puede ver afectado.

Tips para controlar estos ataques de irritabilidad

– Primero respira profundo, no es el momento para realizar cambios drásticos. Recuerda que no es una buena razón decir “porque yo quiero y punto”, analiza con calma tus decisiones.

– Tranquilidad, Resiste la tentación de hacer tantas tareas como alcances antes de que llegue el bebé, no puedes utilizar las 24 horas del día en  repintar toda la casa, reorganizar los armarios o acumular horas de trabajo antes de salir de prenatal. No hay nada más importante que cuidarte, pues al hacerlo, también estás cuidando de tu bebé.

– Si estas autorizada por tu médico, realiza actividad física ya que el ejercicio produce liberación de endorfinas lo que hace que estés más tranquila y feliz.

– Fortalece el vínculo con tu pareja, comparte tus sentimientos, le ayudará a ser más comprensivo y a no tomarse tus malos humores o altibajos como un ataque personal. Cuida tu relación, para eso podrían realizar un paseo relajante. Intenten estar unidos ahora para que los dos puedan apoyarse mutuamente cuando llegue el bebé. Si estás sola, acércate a tus amigos y a tu familia. Así recibirás también su apoyo, algo muy importante para ti y para tu bebé cuando nazca.

– Evita situaciones irritantes, si sabes que algo te molestará simplemente aléjate, recuerda que tu tranquilidad y la de tu bebé son lo más importante. No es el momento para pelear.

– Mantén una alimentación equilibrada ya que las bajas de azúcar provocan descompensaciones anímicas.

– No te culpes, recuerda estas con muchos cambios tanto físicos como emocionales. Busca apoyo en tu círculo más cercano.

– Haz algo que te haga sentir bien. Cuando te sientas angustiada o nerviosa, regalonéate un poquito.

– Habla de tus emociones. Comparte tus preocupaciones con amigas que te entiendan.

– Habla con otras futuras mamás que tendrán a su bebé al mismo tiempo que tú para compartir experiencias, ya verás que no eres la única.

Síguenos en Facebook