CAMBIOS QUE SE PRODUCEN EN EL EMBARAZO

Algunos de los cambios que se producen en el embarazo

Durante el embarazo tu cuerpo se transforma, y hay muchos cambios a todos los niveles. Habrá muchos que no puedas ver (cardiacos, filtración renal, aumento de volumen plasmático…) pero hoy vamos a centrarnos en otros, en esos que sí ves y que pueden hacerte pensar a veces: “¿es normal?”

Vamos a ir de arriba abajo para no saltarnos nada.

En la cara:

-Puede aparecer una pigmentación (unas manchas más oscuras) a nivel de los pómulos que se llaman cloasma gravídico.

-Puede aparecer congestión nasal y sangrados por la nariz y también las encías pueden aumentar de tamaño y sangrar.

-Hay un aumento de saliva más ácida lo que favorece que se produzcan caries (por eso es muy importante que cuides la higiene dental durante el embarazo).

En el cuerpo:
Las glándulas sudoríparas aumentan la producción.

Las mamas:
Aumentan de tamaño y se hacen prominentes las venas superficiales.
También puedes ver que se oscurecen las areolas.

-Pueden aparecer estrías tanto en los pechos como en el vientre debido a la distensión de la piel (para evitarlas lo más importante es la hidratación; existen productos especializados pero si te resultan caros no te olvides de usar una buena crema hidratante).

-También podrás ver que aparece una línea más oscura desde el pubis al ombligo, es la llamada línea alba.

Digestivo:

-Además de las náuseas y vómitos, es normal que presentes ardor de estómago y digestiones más lentas. También son normales los gases y el estreñimiento (recuerda que tus mejores aliados para este problema son la ingesta de fibra, beber mucho y caminar).

-Pueden aparecer o empeorar las hemorroides.

Genital:

-Pueden aparecer una coloración más oscura y varices (que se vigilarán en el momento del parto por el riesgo de sangrados).

-Aumenta la elasticidad y la secreción glandular de la vagina. Es decir, hay más flujo vaginal. Este suele ser blanquecino y es más ácido por lo que protege mejor de las infecciones bacterianas, pero hace que sean más frecuentes las infecciones por hongos como la candida.

Piernas:

Es frecuente que aparezcan varices también a este nivel.

Por supuesto hay muchos más cambios más importantes que no podrás apreciar a simple vista pero estos son algunos de esos que pueden sorprenderte porque en muchas ocasiones los tienes “a flor de piel”. No obstante si alguna de las cosas que ves te preocupa, no dejes de consultar a tu médico.