El camino que recorrí para ser mamá

Embarcarse en la búsqueda de la maternidad no es fácil para todos…

Hace seis años, me casé con mi pololo de ocho años. Cuando estabamos juntos, siempre conversamos de ser papás y de que ojalá después de un par de años de casados, nos embarcaramos en la búsqueda de quien sería nuestra primera hija.

Luego de unos años de relación, me detectaron dos quistes en los ovarios, de los cuales uno era del porte de una pelota de tenis y grumoso por lo que debía operarme si o si para extraerlo.

Cuando llegó el día de la operación, al salir de pabellón, me informaron que además habían encontrado endometriosis y  que habían tenido que raspar bastante para quitar la mayor cantidad posible. Aquí me hicieron sentido tantas cosas, mis dolores en cada periodo, el excesivo sangrado…siempre pensé que no era normal tanto dolor. Y bueno allí llegó lo que ninguna mujer que quiera ser mamá quiere escuchar – “lamentablemente tendrás problemas para tener guagua”-, esto debido a que la endometriosis y además  el raspado habían afectado un porcentaje de mi fertilidad.

Fue un proceso largo, me dieron una inyección para no menstruar por un año y así la endometriosis se detuviera, pero esta inyección me generaba síntomas de menopausia (calores excesivos el peor), lo pase super mal tanto física como emocionalmente.

Mi pololo (actual marido) me súper  apoyó y se comprometió a estar conmigo en las buenas y en las malas. Siempre pensé, para alguien que sueña con ser papá, no debe ser fácil enterarse que con la persona que quieres pasar el resto de tu vida, tal vez no puedan ser papás. Y creo que ver su actitud conmigo y la situación me hizo quererlo aún más mas de lo que ya tanto lo quería.

Y comenzó la ansiosa búsqueda

Cuando nos casamos, decidimos no esperar los dos años que habíamos conversado y a los pocos meses de casarnos, comenzamos nuestra búsqueda.

Como ya teníamos mi antecedente, optamos por no contar a nadie y fuimos a un doctor que me dieron el dato. Este doctor primero nos dijo que esperaramos hasta los 8 meses de búsqueda y que si no  pasaba nada, volviéramos y veríamos de hacer otro tipo de estudios tanto para mi marido como para mí.

Llegaron los 8 meses y aún no pasaba nada, así que volvimos con el doctor, quien extrañamente cambió su discurso y nos dijo que claramente era yo la del problema por lo que debía operarme urgente para revisar qué podía ser lo que pasaba.

Aquí solo recuerdo que se me nubló  la vista y escuchaba a la “profesora de Charlie Brown” hablar. Mi marido me cuenta que él le discutió su decisión al doctor y que vieramos otra alternativa, ya que otra operación disminuiría aún más mi fertilidad. Cuando salimos, yo solo lloraba y fue cuando decidimos contarle a nuestra familia, esto debido a que posiblemente tendría que operarme y eso si que no podíamos callar.

Allí, mi marido, llamó a su padrino que es ginecólogo pero fuera de Santiago, fue el quien nos calmó, nos dijo que recién después del año buscando guagua podíamos decir que teníamos un problema de fertilidad. Así que nos recomendó un ginecólogo especialista en infertilidad en la Clinica Las Condes. Cuando llegamos a su consulta, fue otra cosa…nos calmó, nos orientó, nos confirmó lo del año de búsqueda y nos dio una serie de examenes a realizar.

Un día de la mamá diferente

Cuando estabamos esperando las fechas de nuestros examenes, llegó el día de la mamá del año 2012…fue ese día (nunca lo voy a olvidar) que el test que me hice a las 6 am salió positivo.

Tenía tres días de atraso y no quise esperar a mi marido para no ilusionarlo,  así que temprano cuando veo el resultado, partí a despertarlo y contarle la noticia…no dabamos más de felices. Claramente, me costó asumir los resultados, ese día celebramos a nuestras mamás en nuestra casa y yo no quise decirle a nadie, pero mi marido le contó a su hermana para desahogarse un poco.

A los pocos días, les contamos a nuestras familias, mi mamá me dio el número de un tío ginecólogo para que me atendiera mientras tanto con él.

Cuando le comenté todo, le dije que igual tenía nervio de que fuese un falso positivo y que el resultado fuese por un nuevo quiste (alguna vez leí que los quistes podían dar resultados positivos en los test y siempre me quedé con eso), pero mi tio me dijo que era difícil por la cantidad de días de atraso que tenía. Así que me pidió que lo fuera a ver y por esas suertes de la vida, el tenía ecografo y me revisó de inmediato…allí estaba mi pequeña flo de seis semanas…mi guata no daba mas de las mariposas o burbujas y la felicidad era imposible de ocultar… les contamos a nuestros amigos y familiares… y noooo! no logramos agluantar los tres meses para contar esa noticia que tanto habíamos esperado.

Ud. no lo haga

Así que mamás, futuras mamás, papás y futuros papás mi mayor consejo es nuuunca se queden con la primera consulta. Siempre busquen más opciones de doctores, si no se sienten seguros, no se dejen pasar a llevar. Cuando uno es primeriza sobre todo, pasa mucho que por vergüenza o miedo no preguntamos o no contradecimos a los doctores. Que sean doctores, no los hace dioses, así que sigan sus instintos y no se dejen pasar a llevar.

Cariños @mamadetresporotas

Aun no tiene Votaciones

Te gusto?