Cólicos en los bebés Un llanto incontrolable.

Colicos en los bebes

Muchos padres se preguntan qué le sucede al bebé cuando llora sin causa aparente… ¿estará enfermo? ¿tiene hambre? ¿sueño?, cuando todo está descartado comenzamos a acercarnos al diagnóstico de cólicos el cual se confirma si el bebé llora más de 3 horas por día, más de 3 días a la semana y por al menos 3 semanas (principalmente durante la tarde y noche). Los cólicos en los bebés no son una patología, es un proceso normal de maduración que desaparece espontáneamente pero que sin duda genera molestias en el bebé y angustia en sus padres.

¿Por qué se producen los cólicos en los bebés?

La causa aun no está bien definida, pero la mejor explicación parece ser que a medida que un bebé experimenta nuevas experiencias durante sus primeros días, su sistema nervioso que aún es inmaduro se ve sobrecargado de información lo que provoca que todos los sistemas corporales funciones rápidamente entre ellos el digestivo provocando algunas molestias. A medida que el bebé madura sus sistemas, esta sobrecarga desaparece llevándose con ella los molestos cólicos.

Síntomas

–          Llanto de difícil manejo.

–          Durante el llanto el bebé puede estar muy rojo y con los puños y pies muy apretados.

Los cólicos se pueden presentar desde los pocos días de nacido hasta los 6 meses, es importante descartar alguna patología con el pediatra antes de asumir que estamos frente a cólicos normales ya que existen condiciones como el reflujo que pueden confundir los diagnósticos.

¿Qué podemos hacer frente a los cólicos en los bebés?

–          Intenta mantener la calma ya que tu bebé puede percibir tu angustia.

–          Escuchen música relajante.

–          Acúnalo y paséalo para distraer su atención.

–          Si estas con lactancia materna exclusiva, evita alimentos irritantes y flatulentos.

–          Asegúrate que luego de las tomas de leche elimine la mayor cantidad de gases.

–          Realiza masajes en su abdomen.

–          Prepara para tu bebé baños tibios para relajarlo.

–          Nunca le des medicamentos “aconsejados”  ya sea porque escuchaste que eran buenos o porque lo leíste en algún lugar ya que pueden perjudicar la salud de tu bebé. Siempre debes consultar con tu pediatra.

–          Los padres sufren mucho cuando sus pequeños lloran sin poder calmarlos, aparece una sensación de angustia y frustración, es importante durante las crisis estar acompañados para disminuir el miedo y ansiedad.

¿Cual es tu experiencia? Si has pasado por esto cuéntanos como lograste aliviar a tu bebé.

Síguenos en Facebook