Cómo combatir el estreñimiento durante el embarazo

Estreñimiento durante el embarazo

La etapa del embarazo es maravillosa, pero también complicada. Además de que los primeros meses se pueden sentir náuseas y tener vómito, con el tiempo también se va sintiendo más cansancio. Otro síntoma molesto que afecta a algunas embarazadas es el estreñimiento. Esto será muy incómodo y hasta puede causar dolores, por eso veremos cómo combatir el estreñimiento durante el embarazo.

¿Por qué es común tener estreñimiento durante el embarazo?

La “culpable” de este problema es la hormona progesterona. Tiene una función relajante que inhibe las contracciones de las paredes del útero, pero el problema es que este efecto se puede extender hasta el intestino. Otra causa que contribuye al estreñimiento es que el intestino absorbe más agua y por lo tanto las heces se endurecen y se ralentiza su movimiento.

Consume fibra

La fibra será un excelente aliado para este problema. Hará que la digestión sea correcta y ayuda  mantener el peso, para que no subas tanto durante el embarazo. Además la fibra provoca sensación de saciedad, por lo que no te excederás con la comida. Estar embarzada no significa que tengas permiso para comer por dos.

La importancia de la fibra

Los cereales, legumbres, verduras, frutas y hortalizas, son alimentos altos en fibras. pero además aportarán otros nutrientes como vitaminas y minerales que son necesarios para el desarrollo del feto y la salud de la madre. Muchas veces se comete la equivocación de dejar de lado la fibra preocupándose de otros nutrientes como el ácido fólico, clacio o hierro. Pero la fibra es indispensable para regular la función digestiva.

Bebe agua

Como el cuerpo necesita más agua es importante que le entregues una cantidad adecuada. Si lo recomendable es beber 2 litros de agua pura diaria en esta etapa ojalá puedas beber incluso un poco más. Si tomas mucha agua ablandarás las heces y le darás a tu cuerpo el líquido necesario.

Estarás más cómoda y feliz

Tener una adecuada digestión hará que las mamás se sientan más cómodas. Además se podrá regular de mejor manera el peso para evitar subir kilos demás. Para eso debes estar muy consciente de lo que consumes y ser ordenada.

Si el problema se agrava o te desespera mucho lo que debes hacer es hablar con tu médico. No vayas a la farmacia y elijas cualquier laxante. Deben recetarte algo que sea seguro para ti y tu bebé.