Cómo elegir la mamadera correcta y mantenerla limpia

como elegir la mamadera
Cómo elegir la mamadera correcta y mantenerla limpia

Existen en el mercado muchísimas opciones de mamaderas. ¿Cómo saber cuál elegir? Es natural sentirse abrumada ante la gran cantidad de opciones, acá te ayudaremos a saber en qué tienes que fijarte al momento de elegir una mamadera y también sus cuidados básicos para que esté siempre bien limpia.

La mamadera o biberón de tu hijo debe tener ciertas características. Tiene que ser funcional, práctica, fácil de limpiar y apropiada para su edad.

La forma de la botella

El contenedor mismo de la leche debe ser lo más liso posible por dentro. De esta manera no quedarán restos de leche que no se puedan limpiar bien. Puedes elegirlos de plástico o vidrio, pero procura que sean termorresistentes, es decir, que soporten altas temperaturas como la del agua hirviendo. Si eliges una mamadera de plástico debes cerciorarte de que sea libre de BPA, un químico que puede resultar tóxico para el lactante.

El tamaño de la botella dependerá de la edad de tu bebé. Mientras más pequeño sea tu hijo, la mamadera también debe ser pequeña. A medida que tu hijo vaya creciendo, también debe hacerlo el porte de la mamadera. Es recomendable cambiar la botella al menos una vez al año o antes si es que se ralla o tiene alguna grieta. Estos son lugares donde las bacterias podrían acumularse.

La tetina o chupete

La tetina o el chupete que elijas también es un punto importante. Se debe tener en cuenta el material (látex o silicona) y la forma. Al poner la mamadera boca abajo la leche debe gotear de manera regular y moderado. Las hay de forma redondeada, anatómica, fisiológica o de gota. La que elijas debe acomodarte a ti y a tu bebé.

Las tetinas de látex imitan mejor la textura natural del pezón, pero suelen deteriorarse con mayor facilidad y acumular olores, por lo que deberás cambiarlas de manera más regular. Además algunos bebes podrían ser alérgicos. Las de silicona son más duras, pero también más resistentes y se limpian más fácilmente. Sin embargo, tu hijo podría estar incómodo por ser más duras.

Lo recomendable es comprar varias opciones y que sea tu hijo quien decida cuál le gusta más, lo notarás en su comportamiento a pesar de que no pueda hablar.

La limpieza de la mamadera

La mamadera se debe limpiar luego de cada toma, ojalá de manera inmediata. esto evitará que la leche se seque y quede pegada al interior de la botella. Hazlo igual que lavas la loza de tu casa, con agua y jabón. Debe ser una limpieza consciente, pasando por cada rincón del biberón y con un cepillo puedes llegar a los dobleces al fondo de la botella. Luego enjuaga bien con agua cuidando que no queden restos de jabón. Deja la mamadera boca abajo para que el agua escurra. Haz lo mismo con el chupete.

Cuando compres la mamadera puedes hacer una esterilización con agua hirviendo para asegurarte de que no haya ningún microorganismo. Luego no será necesario, a menos que la mamadera se haya manchado de forma excepcional o que no hayas podido lavarla inmediatamente y la leche se haya secado dentro.

Si vas a secar la mamadera con un paño de cocina éste debe estar limpio y seco, si está húmedo en vez de solo secar, puede que dejes alguna bacteria o virus en la mamadera. Mejor seca al aire, o siempre con paño limpio y que no se haya usado para el resto de la loza.

También te puede interesar: ¿Qué hacer si mi bebé rechaza la mamadera?