Cómo lavar y cuidar el cabello del bebé

Cómo lavar y cuidar el cabello del bebé

No importa si tu bebé nació con mucho o poco cabello, lo importante es que su cabecita debe estar bien aseada. Eliminarás el sudor acumulado que puede hacer que aparezcan granitos y además controlarás mejor la costra láctea de la que te hablamos hace un tiempo. Eso sí, hay que hacerlo con cuidado para que la hora del baño de tu bebé sea un placer para él y no se convierta en un trauma.

Cuidado con la temperatura

Los bebés son muy susceptibles a los cambios de temperatura, por eso debes tener cuidado en este punto. El agua debe estar tibia, ni muy fría ni muy caliente. Cuando lo saques de la tina cubrelo bien con una toalla grande que abarque todo su cuerpo. un enfriamiento podría hacerle mal.

Cuidado con el agua

Además de la temperatura debes tener cuidado con la caída del agua. Cuando le laves la cabecita inclina a tu bebé hacia atrás para que no le caiga agua en la cara ni le entre champú en los ojos. Si esto sucede lo asustarás y el momento del baño será muy traumático. No hagas las cosas apurada, ¡el baño es sagrado!

Uso del champú

No es necesario que uses siempre champú, puede ser lavado por medio. Busca uno indicado para bebés que sea suave y delicado. Además hay muchas versiones “sin lágrimas” que no irritan los ojos, son los mejores para bebés. Busca también uno más natural que con tantos químicos.

Secar y peinar

Lo ideal es que uses una toalla suave de algodón que sea de uso exclusivo del bebé. No refriegues la cabeza, podría dolerle. Lo que debes hacer es presionar suavemente para que se absorba el agua y la humedad. Para peinarlo usa un cepillo para bebés. La diferencia es que tiene cerdas muy suaves que no lo lastimarán. Si el bebé se irá a dormir después del baño, tiene que estar bien seco para evitar resfríos.

Si quieres puedes emparejarle el cabello cortando con delicadeza y cuando esté dormido. Pero cuando son muy pequeños no se recomienda raparlos, ya que pierden mucho calor por la cabeza y el pelo los protege del frío.

Si comienzas a notar que pierde pelo en la parte posterior de la cabeza y se crea una zona clava, no le des importancia. Es porque pasa mucho tiempo acostado y apoyando la cabeza en el coche, por lo que el roce hace que el pelo se caiga. Cuando aprenda a sentarse y mantenga la cabeza en el aire, la zona se irá poblando de cabello hasta tener una densidad normal.