Cuándo es necesario llevar a tu hijo a urgencias y cuándo no

Cuándo es necesario llevar a tu hijo a urgencias y cuándo no

Cuando hay un niño pequeño en casa todo se vuelve un poco más complicado. Sobre todo si es el primero. Muchas veces nos desesperamos y pensamos llevarlo a urgencias por cualquier cosa. Pero no es lo más recomendable. A veces de verdad es necesario, pero otras no tanto. Hablamos con la pediatra Lidia Cominetti quien nos comentó cuándo es necesario llevar a nuestro hijo a la urgencia y cuándo se puede esperar a la consulta con el médico.

¿Debo llevar a mi hijo a urgencias?

Lo primero en lo que nos tenemos que fijar es en el aspecto general del niño. Si se ve bien, come, se ríe, puedes esperar a la consulta con el pediatra. Pero si tiene “aspecto de gravedad” es mejor que lo vean inmediatamente. Vamos a aclararlo mejor.

¿Cuándo debo llevar a mi hijo a urgencias?

-El niño se ve muy decaído.

-Presenta fiebre alta.

-Si es menor de tres meses y tiene fiebre.

-Tiene dificultad respiratoria.

-Si no bebe líquido.

-Presenta diarrea con sangre.

-Si sufre un traumatismo craneano (se cae desde altura).

-Convulsiones.

-Heridas profundas cuyo sangrado no se detiene.

-Quemaduras graves (le cae agua hirviendo).

-Si un menor de tres meses presenta rechazo alimentario.

-Mucho vómito.

¿Cuándo puedo esperar la consulta con el pediatra?

-Si el niño presenta fiebre leve, pero se ve de buen aspecto (se ríe, come, se siente mejor con analgésicos).

-Resfrío común (tiene mucosidad y tos, pero se ve bien).

-Heridas superficiales.

-Si solo tiene diarrea. Eso sí, debe hidratarse.

Muchas veces las salas de urgencias son lugares donde los microbios, virus y bacterias andan dando vueltas. Si el niño no presenta una enfermedad grave, podría contagiarse en estos lugares. Por eso es importante reconocer cuándo es necesario asistir al hospital y cuándo se puede esperar un poco e ir a una consulta regular con el pediatra.

ads
loading...