Cuidado con las piscinas en verano

cuidado con las piscinas en verano

Este verano se anuncia caluroso. Muy caluroso. Por eso nuestros hijos seguro querrán usar la piscina todos los días. Por eso, tienes que leer estas recomendaciones, ya que, si tienes hijos pequeños, necesitas tener cuidados adicionales.

Vigilancia en la piscina

Un niño jamás debe quedar solo en la piscina. Ni por cinco minutos. Muchos accidentes han ocurrido en momentos de descuido. Si tú no estás en casa, dile a quien esté (la nana, un familiar, la niñera) que debe tener ojo en todo momento.

Juegos en la piscina

Se deben evitar los juegos riesgosos como piqueros o “chinitas” si están con amigos. Si el pequeño no sabe nadar debe usar un salvavidas o algún flotador que lo ayude a mantenerse en la superficie. El uso de estos elementos no significa que les quitemos vigilancia.

Ojalá evitar juguetes que floten libres por la piscina, porque un niño pequeño querrá ir a buscarlos y puede llegar a zonas donde no alcanza el piso. Estos juegos son para niños más grandes (8 años o más) que ya saben nadar.

Seguridad ante todo

Las piscinas en casa deben estar cercadas con rejas de al menos 1,50m, y de tal manera que no puedan ser escaladas. La puerta debe tener un seguro a prueba de niños y los barrotes deben tener una distancia de unos 8cm para que un niño pequeño no pueda pasar entremedio. La seguridad debe considerar al miembro más pequeño de la casa. Por eso, no pienses que como tienes hijos grandes ya no vale la pena, el pequeño siempre corre riesgos.

Enséñales a nadar

Este es uno de los puntos más importantes. Es bueno que los niños sepan nadar desde pequeños. Que puedan patalear para mantenerse a flote y aguanten unos segundos con la cabeza bajo el agua. No dejes que se te haga tarde, enséñales a nadar lo antes posible. Puedes ponerlo en alguna clase especializada o enseñarle tú misma si lo haces bien. Así, en caso de algún descuido el niño no se desesperará creyendo que se va a ahogar.

¿Y si ocurre un accidente en la piscina?

Esto es lo último que queremos, pero la posibilidad de un accidente existe. Lo más importante es mantener la calma y no desesperarse. Hay que sacar al niño inmediatamente del agua, los segundos y minutos hacen la diferencia, por eso se debe actuar rápido.

Observa si respira, si lo hace acuéstalo de lado para que expulse el agua y no se asfixie con ella. Si el niño no está respirando y se encuentra inconsciente debes comenzar con las técnicas de RCP. Es importante que, si no lo has hecho, hagas un curso de reanimación cardiopulmonar, esto de verdad salva vidas. Si quieres realizar el curso envíanos un email a [email protected]

Si estás acompañado pide a la otra persona que llame a emergencias mientras tú haces la reanimación. Si el niño es de tamaño pequeño y fácil de transportar llévalo al hospital más cercano para ahorrar tiempo. Pero insistimos, haz un curso de RCP para saber cómo reaccionar ante estas situaciones.

¡Sigue estas recomendaciones para que este sea un verano entretenido y libre de accidentes!