Deja que tu bebé coma con las manos

0
53
deja que tu bebe coma con las manos
ads3

Durante los primeros meses de vida tu hijo se alimenta exclusivamente de leche. Luego pasará por papillas y comida triturada. Pero alrededor de los 9 meses comenzará una etapa fascinante: comenzará a comer alimentos más consistentes. Aún no pueden comer de todo, pero se pueden incluir en la dieta comidas más interesantes e irá descubriendo sabores y texturas. En esta etapa, te invitamos que permitas a tu hijo comer con las manos. Y te contaremos por qué.

Desarrolla su motricidad

El bebé de 9 meses está recién aprendiendo a coordinar bien los movimientos de las manos. Llevar los alimentos desde el plato hasta su boca será un gran desafío. Tienes que estar preparada para que haya comida que termine en el piso o que manche su ropa, pero permítele desarrollar su motricidad fina, aunque haya que limpiar después. Verás cómo al principio tomará los alimentos con toda la mano, para luego de unos meses aprender el agarre de pinza con el índice y el pulgar. ¡Te encantará ver los avances!

Se sentirá parte del núcleo familiar

Cuando los niños comienzan a comer solos, aunque sea de manera muy precaria, ya podemos sentarlos a la mesa. Será parte de la dinámica familiar y sentirá que es querido y que lo están incluyendo. Disfrutará la integración social y aunque quizás tengan que modificar levemente los horarios de comida (los niños se duermen más temprano) valdrá la pena. Deja que sea curioso, que seleccione lo que quiere comer y no hagas un escándalo si quiere meterse en tu plato.

Desarrollará sus sentidos

Desde que los niños son pequeños es importante que desarrollen bien sus sentidos. Comer con las manos le enseñará diferentes texturas y las sentirá al tacto. Además los alimentos nuevos tienen otros olores y sabores. Si la presentación es bonita y llena de colores estimulará su vista. Incluso descubrirá que los diversos alimentos suenan distinto al momento de masticarlos. Como ves, todos sus sentidos están involucrados en el acto de comer.

Haz que le guste la comida

Aunque creas que no es importante debes estar atenta a la presentación. Un plato bonito y con colores vivos llamarán su atención. Las verduras crudas tienen colores más vivos que cuando están cocidas, por eso querrán agarrarlas con las manos y, ojalá, llevarlas a la boca. Un niño pequeño puede rechazar un plato porque la disposición de los alimentos no le gustó o porque estaban mal cortados. Aunque creas que no se fijan en estas cosas, ¡sí lo hacen!

Ten paciencia

Los alimentos son nuevos para tu bebé, por eso debes tener paciencia. Quizás rechace un alimento, pero no debes darte por vencida. Preséntaselo muchas veces y de formas distintas. Come junto a él y demuéstrale que a ti te encanta ese alimento. los niños aprenden mucho por imitación y la comida está incluida.

Trozos pequeños

En esta etapa los niños están recién aprendiendo a masticar y aún no son expertos. Por eso es importante que le des los alimentos en trozos pequeños por si no los mastica bien. Así evitarás atragantamientos. En caso de que esto suceda mantén la calma. Lo más común es que el reflejo de toser expulse el alimento. Si esto no sucede practica la maniobra de Heimlich en niños pequeños.

Toma a tu bebé boca abajo sobre tu pierna y levemente inclinado hacia abajo. Golpea con firmeza la espalda entre los omóplatos cinco veces. Luego debes darlo vuelta y hacer compresiones de tórax con solo dos dedos. Pueden repetir si no ha expulsado el alimento. Pero tranquila, esto es poco probable que pase si te preocupas de estarlo vigilando y darle trozos de tamaño pequeño.

Estas son razones más que suficientes para que permitas que tu hijo coma con los dedos. Le encantará esta etapa de descubrimiento y tú también estarás orgullosa de sus logros.

 

ads4