Día Uno…. Cuando supe que estaba embarazada

embarazada mamá busquilla

Una de las primeras preguntas que le hacen a casi todas las embarazadas es … ¿Cómo te enteraste? siendo las respuestas muy diversas. Algunas mamás dicen que lo supieron desde el primer momento porque siempre se sintieron embarazadas, otras en cambio lo notaron por las náuseas, por cansancio extremo, por un sueño premonitorio etc pero mi caso es anecdóticamente diferente.

Llevábamos ya casi un año en campaña y nada! Con el paso de los meses me fui convenciendo que tal vez teníamos un problema ya casi no me emocionaba pensando que el siguiente mes si resultaría, las ansias habían pasado, las ilusiones se perdían y en el fondo de mi corazón la tristeza me mataba.

Hace algunos meses nos dimos la última oportunidad antes de ir con el especialista en fertilidad comprando un test de ovulación muy simple que funciona de la misma manera que un test de embarazo con orina. ¿Cómo se realiza? Cada mañana pones unas gotitas en el aparato y marca una carita triste cunado no estás ovulando y una sonriente cuando es el día. En fin, en Mayo comenzamos con este último recurso y respaldando mi negatividad las caritas eran triste, triste, triste cada día, lo que me llevó al clásico Dr Google para preguntar las causas de infertilidad y apareció… Ciclos anovulatorios… Ahí está mi problema! Fue lo primero que dije…. En fin, lloré y sufrí en silencio porque sin duda nadie estaba de acuerdo con mi teoría. Pasaron los días y cuando ya estaba a punto de no seguir con el test ¡apareció la tan esperada cara feliz! Lo que tiró por la borda mi teoría, ya no era ese el problema. Se acercaba la fecha límite, me dolía todo, la cabeza estaba a punto de reventar, tenía dolor premestrual, todo hacía ver que era un mes más como los anteriores por lo tanto pedimos hora a un médico de fertilidad.

Lee También: El Temor de Los Primeros Meses Lo Que Nadie Cuenta 

Llegó el día de enfrentar mi o nuestro problema, estaba nerviosa o ansiosa ya no lo recuerdo bien, pero era un sensación incómoda. Antes de partir a la clínica algo me dijo que hiciera un test de embarazo, principalmente para ahorrarme la molesta ecografía transvaginal que el médico necesitaría para verificar que no estaba embarazada, opté por tener la certeza a pesar de que mi cuerpo me decía que no lo estaba. Entré al baño y sin ninguna expectativa realicé el test. No alcancé a dejarlo en el mueble y tenía marcadas dos líneas, a pesar de saber lo que eso significaba miré innumerables veces el informativo, no lo podía creer!!!! En ese momento me puse a tiritar, no lograba identificar mis sensaciones, estaba feliz pero llena de miedos ¿Estará todo bien? Fue lo que repetía y repetía, fueron minutos muy extraños incluso de culpa porque tal vez era más el miedo e incertidumbre que la felicidad que todo el mundo describe.

Compartir
Artículo anteriorFaja Post Maternal. ¿Es Bueno Usarlas?
Artículo siguienteEl temor de los primeros meses de embarazo se hace realidad.. lo que no siempre se cuenta
Mamá Busquilla
Mi nombre es Natalia Zúñiga y soy una mamá busquilla!.. pero además de futura mamá de un juguetón niñito, soy kinesióloga especialista en embarazo, post parto y primera infancia por lo que les entregaré los mejores datos y novedades para acompañar y hacer más fácil y divertida la vida con nuestros hijos tanto desde el punto de vista de mamá como de especialista en el área.