Dormir con el bebé – colecho –

Recuerdo los meses antes de la llegada de Leo, cuando preparábamos todas sus cosas con mimo: su ropita, sus juguetes y como no, su habitación.

Teníamos preparado su moisés, el cual estaría en nuestra habitación y su cuna para cuando fuera más mayor y pudiera dormir el solito en su propio cuarto, ese que habíamos decorado con tanto cariño y al que no le faltaba un detalle.

Cuando nació, su sitio para dormir era el moisés, y allí lo poníamos cada vez que se dormía y allí intentábamos que pasara las noches entre toma y toma porque ahí es donde creíamos y donde nos habían dicho que los bebés deben dormir.

Era un bebé muy glotón y las tomas nocturnas eran muy frecuentes, lo cual nos llevó a que cada vez pasara más tiempo en la cama con nosotros.

Sacarlo y meterlo en el moisés en cada toma era terrible, no descansábamos ninguno y a eso  había que sumarle  el síndrome de la cuna con pinchos,  lo que nos hizo llegar a la conclusión de que su sitio era en la cama con mamá y papá.

Esta decisión levantó mucha polémica, y tuvimos que escuchar las típicas frases de: “le estáis malacostumbrando”, “luego ya no le podréis sacar de la cama” o “los niños tienen que aprender a dormirse solos” entre tantas otras.

En este tiempo tuve la suerte de descubrir libros como “Bésame mucho” o “Dormir sin lágrimas” y entendí que dormir con nuestro hijo era una opción más y tan válida como todas las demás, que es lo más normal en la mayoría de las culturas del mundo. En ese momento el colecho se convirtió en una opción más que los padres pueden escoger y esa fue nuestra elección.

A día de hoy Leo tiene 16 meses y sigue durmiendo con nosotros en la cama, y no voy a decir que todas las noches sean maravillosas porque os estaría mintiendo, (la maternidad tiene sus momentos) pero temo el momento en el que se sienta seguro y preparado para dormir él solo, porque nosotros echaremos mucho de menos esas noches a su lado.

Podría enumerar una larga lista de beneficios que aporta el colecho, pero no quiero convencer a nadie de que esta sea la mejor opción, creo simplemente que es una opción más y que los padres son los que tienen que decidir lo que es mejor para ellos y para sus hijos, sin que les importe lo que los demás puedan decir al respecto.

Vuestras noches son vuestras y vosotros sois los que decidís  que hacer con ellas.

5/5 (2)

Te gusto?