¿El cerebro de las mujeres cambia durante el embarazo?

el cerbro de la mujer en el embarazo
ads dantonstudio

Una pregunta un tanto extraña y que probablemente no te habías hecho, porque a pesar de que son muchos los cambios que sufre una mujer durante el período de embarazo, no tendríamos por qué pensar que el cerebro también los tiene, pero al parecer es sí es así.

Según un estudio publicado por la revista “Nature Neuroscience” y que fue realizado por científicos españoles del Hospital del Mar y la Universidad Autónoma de Barcelona, el embarazo provoca cambios en la morfología cerebral de la mujer, y estos pueden mantenerse incluso hasta dos años después del parto. 

¿A qué están asociados estos cambios? A la adaptación que debe tener la madre para atender de manera más eficiente las necesidades del bebé.

Detalles del estudio

El estudio comparó la estructura cerebral de las mujeres antes y después del primer embarazo, logrando demostrar por primera vez que la gestación implica cambios en la morfología del cerebro de la madre tanto a corto como a largo plazo.

Se analizaron imágenes de resonancia magnética, evidenciando cómo en las mujeres que han vivido su primer embarazo se reduce el volumen de materia gris en regiones implicadas en las relaciones sociales.

Parte de estas regiones se ven activadas cuando la mujer observa la imagen de su bebé, por lo que se concluyó que “probablemente los cambios corresponden a una especialización del cerebro para encarar los retos que supone la maternidad”, explicó Óscar Vilarroya, director de la investigación.

Para llegar a las conclusiones anteriormente nombradas, los investigadores compararon a 25 mujeres embarazadas pre y post parto, las parejas de 19 de ellas y un grupo control formado 20 mujeres que no estaban embarazadas y las parejas de 17 de ellas. El seguimiento duró nada menos que 5 años y 4 meses.

El volumen de materia gris

Sin grado de ambigüedad, el estudio logró determinar si una mujer de la muestra había estado embarazada sólo en base a los cambios en el volumen de ciertas áreas del cerebro. Incluso pudo predecir en base a lo mismo, el grado de vínculo con el bebé luego del parto.

El factor común en TODAS las mujeres embarazadas estudiadas fue una reducción de la materia gris, siendo un rasgo exclusivo sólo de ellas, lo que permite concluir que probablemente se trate de un cambio debido a los procesos biológicos del embarazo y no necesariamente a cambios relacionados con el nacimiento del bebé, que es algo que también podrían experimentar los padres.

Los resultados apuntan a que esta plasticidad cerebral inherente al embarazo tiene un fin evolutivo destinado a que la madre infiera eficientemente las necesidades de su bebé”, indicaron las investigadoras Erika Barba-Müller y Elseline Hoekzema.

Esto, se trataría de una reestructuración del cerebro con fines adaptativos.