El FANTASMA DE LA CULPABILIDAD … TRABAJO FUERA DE CASA, DENTRO DE CASA, TOMAR UN TIEMPO A SOLAS Y MATERNIDAD… ¿CÓMO CONCILIAR ESTAS TAREAS SIN SENTIRSE CULPABLE?

el fantasma de la culpabilidad

Sin duda las mujeres estamos capacitadas para hacer muchas cosas a la vez y lo mejor de todo es que podemos hacerlas  todas bien!!!, pero eso, en ocasione se nos transforma en un gran problema ya que nos sentimos SUPER MUJERES! , creemos poder ser súper estudiantes, súper trabajadoras,  súper exitosas, súper esposas, súper dueñas de casa, súper amigas, súper hijas, y sobre todo SUPER MAMÁS! Y finalmente nos olvidamos que el día solo tiene 24 horas, que nuestros cuerpos en algún momento se cansan, que necesitamos comer, dormir y que no debemos sentirnos culpables por eso.

Cuando somos mamás…. Cuantas de nosotras hemos tomado el desayuno frio mientras preparamos a los niños para ir al colegio, o comemos algo a la rápida con nuestro bebé en brazos porque estaba llorando…. ¿En qué momento nos sentamos a hacer algo solo para nosotras? O cuando ya estando muy cansadas decidimos tomar un pequeño momento a SOLAS nos sentimos TREMENDAMENTE CULPABLES!

Trabajar y ser madre

Aquí me detengo un poco  para hacer la diferencia entre trabajar fuera o dentro de casa. Muchas veces he escuchado a mujeres a las cuales les pregunto a qué se dedican las cuales  responden “ Yo no trabajo , soy dueña de casa”  “Yo no hago nada, me quedo en casa con mis hijos”, sin duda mi cara se deforma al escuchar esto ya que ser dueña de casa o dedicarse  a la crianza de los hijos es el trabajo más exigente del mundo…. No tienes hora de colación, trabajas 24/7, no tienes días libres ni derecho a licencia por enfermedad, no puedes renunciar ni menos tomar vacaciones y abandonar tu lugar de trabajo porque quienes están ahí son los seres que más amas en el mundo por lo que aun estando con fiebre, fracturada, con dolor de cabeza o con cualquier malestar sigues funcionando y dando lo mejor de ti porque no cabe duda, nuestros hijos son los jefes más demandantes. Luego de aclarar esto, seguimos con el tema de la culpa.

¿A qué mujer no le preocupa o trae culpa el tema del trabajo cuando ya tiene un bebé en los brazos? Aquí aparece en su máxima expresión el fantasma de la culpabilidad.

–          Si trabajabas antes de ser madre, lo más probable es que te sientas culpable si piensas dejar de hacerlo (muchas mamitas se sienten culposas por tomar pre y post natal… siguen trabajando desde casa… llaman a cada rato a la oficina para saber si está todo bien y se olvidan que es un derecho del bebé tener cerca a su madre en ese primer momento), pero luego si deciden volver a trabajar ya sea a los 3 o 6 meses del bebé, la mayoría cruza la puerta de su casa con los ojos llorosos por dejar a cargo de otra persona a su pequeñito, por disminuir las horas de lactancia materna directo del pecho, por quitarle al bebé la opción de estar lo más cerca de su mamá posible.

–          Si antes de ser madre no trabajabas, es posible que sientas que ahora que hay más gastos en la casa, compra de pañales, jardín, colegio, salud  uf!!!!! Tantas cosas! Deberías comenzar a trabajar y decidas o no hacerlo posiblemente te sentirás culpable por la decisión tomada.

Es verdad, la maternidad cambia por completo nuestra forma de enfrentar la vida, de ver el mundo… y es por esto que sin darnos cuenta nos metemos en este torbellino de dudas.

Confiar en el instinto de mamá es lo mejor, no olvides que todo lo que haces siempre será pensando en el bienestar de tu familia por lo que sin duda, la decisión que tomes será la que consideres mejor.

La mayoría de las madres hemos leído lo importante del apego durante los primeros años, lo beneficioso que es para los niños tener a sus padres (sobre todo a su madre) lo más cerca posible durante los primeros años de vida ya que los ayuda a su desarrollo cognitivo, de personalidad, mejora el lenguaje y podríamos seguir nombrando beneficios, pero no todas las mujeres podemos dedicar el 100% del día a nuestros niños, muchas tenemos que trabajar para poder darles lo que necesitan ya sea porque no tenemos apoyo económico del padre o porque simplemente el presupuesto familiar no alcanza. Lamentablemente el mundo laboral no está en pro de este apego ya que los horarios de trabajo son muy largos OJO! Para todos! Ya que año a año hemos peleado la igualdad de oportunidades laborales ente hombres y mujeres.

Inevitablemente… el fantasma de la culpabilidad aparece, ya sea por trabajar mucho, trabajar poco o “no trabajar”.  Para esto no hay recetas que puedan aliviarte, cada mujer y cada familia vive la llegada de un hijo de manera distinta… algunas necesariamente deben pasar mucho tiempo fuera de casa…. Otras mujeres quieren y valoran su éxito profesional lo que es totalmente válido ya que si ellas se sintieran obligadas a dejar sus trabajos no serían felices y sus hijos lo notarían.

 La palabra clave es CONCILIAR! No te sientas obligada a nada y actúa de la forma que creas que es la correcta…. Sin duda eres una súper mamá!