Cómo evitar las grietas en el pezón

Como evitar las grietas en el pezón
ads dantonstudio

En este artículo encontraras

Mucho se ha hablado sobre los beneficios de la lactancia. No solo le das a tu bebé nutrientes en las proporciones adecuadas, anticuerpos, prebióticos y factores de maduración, sino que también trabajas el apego. Pero en ese período puedes encontrarte con un problema: las grietas del pezón.

No desesperes, hay un par de cosas muy sencillas que puedes hacer para evitar estas dolorosas grietas y que la lactancia sea siempre una experiencia maravillosa y única entre tú y tu hijo.

Evitar las grietas en el pezón

Para evitar las grietas cuando comiences a amamantar hay dos cosas muy sencillas que debes hacer. Hacia el final del embarazo, desde el octavo mes, masajea tus pezones para formarlos y prepararlos para la lactancia. Hazlo de manera suave y con algún aceite si te resulta más cómodo. Hazlo unos minutos cada día para ir preparando los pechos. Así, cuando empieces a dar leche los pezones estarán mejor preparados.

El segundo punto, muy importante, es que no le des chupetes a tu hijo antes del mes de vida. Los niños nacen con el instinto de succionar, pero van dominando la técnica con el paso de los días. Cuando una guagua succiona el pecho lo hace con la boca abierta y con el pezón bien adentro y hacia arriba. En cambio, al succionar un chupete lo hacen con la boca más cerrada y más superficial. Si succiona la leche como lo hace con el chupete te producirá dolor y eventualmente grietas. Por eso, mientras está aprendiendo el mejor agarre, no uses chupetes que pueden enseñarle una posición incorrecta al succionar. Después del mes pueden usarse.

¿Y si ya tengo grietas en el pezón?

Si de todas maneras tus pezones se agrietan hay maneras de aliviar el malestar y sanarlos. Luego de dar leche a tu bebé masajea suavemente el pezón con tu misma leche materna. Esto irá sanando las grietas y aliviando el dolor que puedas sentir. También puedes aplicar lanolina.

Si se produce una infección deberás usar un ungüento antibiótico. Tu médico deberá recetarlo. Puedes seguir amamantando sin problemas, solo procura que cuando vayas a dar leche el pezón esté limpio. Usa solo agua y no jabón que podría irritarte.

Ambos están aprendiendo, así que no te desesperes. Aunque tengas otros hijos, cada uno es distinto, así que no creas que con el nuevo bebé debe resultar igual que con el anterior. Cuando ambos encuentren la manera más cómoda para el período de lactancia, verás que el proceso habrá valido la pena.

Lee También: Como puede ayudarme el papá en la lactancia?