¿EXISTE EL INSTINTO MATERNAL?

existe el instinto Maternal

Los seres humanos, a diferencia del resto de los mamíferos tenemos la posibilidad de elegir si queremos o no ser madres, sin embargo cuando lo somos aparece el instinto de proteger y cuidar a nuestro bebé.

¿Qué conocemos como instinto maternal?, muchas veces se confunde con el deseo de ser madre y es por esto que escuchamos que una mujer que simplemente no quiere tener hijos “no tiene instinto maternal”. Actualmente se han realizado muchos estudios al respecto y se ha descubierto que el instinto maternal solo aparece cuando el bebé ya está en los brazos de su madre y es el que le permite protegerlo, alimentarlo, cuidarlo y mimarlo.

¿Necesitamos el instinto maternal para decidir ser madres?, aunque sorprendente la respuesta es NO, cuando queremos tener un bebé no utilizamos el instinto, es más bien una decisión consciente, social y biológica. Las mujeres se embarazan porque son fértiles, porque hay una relación sexual y se produce fecundación no por algo instintivo.

¿Qué sucede cuando una mujer afirma que no quiere ser madre?

Muchas mujeres no quieren ser madres, no por falta de instinto sino que porque simplemente no le haría feliz. Sin duda eso está actualmente muy castigado por la sociedad ya que es tildado de egoísmo e insensibilidad porque teóricamente el rol de la mujer es ser esposa y madre.

¿Cuándo aparece el instinto maternal?

Cuando nace el bebé, y su madre lo ve tan indefenso y demandante de cuidados aparece el instinto maternal, el que aumenta la capacidad de entrega y de amor por parte de la mamá. Sin embargo hay mujeres que al recibir a sus hijos no aparece este instinto de protección ¿Por qué? , esto ocurre por las vivencias personales, por como se desarrolló su infancia y por lo miedos que tiene respecto a ser responsable de un pequeño ser que depende completamente de ella para sobrevivir. Esta madre que tuvo una infancia difícil y no tiene buenos referentes de apego es posible que tenga dificultad para desarrollarlo.

Existen además factores hormonales y corporales que favorecen a desarrollar el instinto maternal, como por ejemplo lo que ocurre durante la lactancia, pero ¿Qué sucede con los bebés adoptados?, si pensamos en lo largos y agotadores de los procesos de adopción no podemos dar cuenta que si bien un embarazo biológico dura alrededor de 40 semanas, la espera de una adopción puede superar los años, es por esto que la futura mamá tiene todo este tiempo para sentirlo por lo que cuando finalmente llega su hijo a los brazos ella ya tiene todo su ser a disposición del bebé.

¿Qué rol cumple el bebé en la aparición del instinto maternal?

Los recién nacidos son muy pequeñitos y para nuestro cerebro todos los pequeñitos nos causan ternura y ganas de protegerlos, sus caritas, gestos, su frente arrugadita, todo eso desata  en nuestro cerebro y corazón una serie de sensaciones que aumentan la capacidad de amar. Aunque nos llame la atención, esa apariencia regodeta de los bebés también activa nuestro instinto ya que para nosotras es lo más adorable del mundo.

Los bebés están programados genéticamente para seducir y atraer a sus madres volviéndolos irresistibles, lo que asegura los cuidados y mimos. Desde pequeños los bebés son capaces de emitir dulces sonidos e imitar los gestos de sus padres para interactuar con ellos.

Los bebés son el gran imán que activa el instinto maternal!