Hija de Angellina Jolie y Brad Pitt quiere vivir con su madre biológica

Angellina Jolie y Brad Pitt
Angellina Jolie y Brad Pitt

Zahara nació el  8 de enero del 2005 en Etiopía, su familia biológica no pudo cuidarla por lo que decidieron darla en adopción a Angellina Jolie y Brad Pitt cuando la pequeña tenía 6 meses de edad. Fuentes cercanas a la pareja a informaron que Zahara creció pensando que su madre había muerto a causa del VIH y que además no tenía más familia en Etiopía, sin embargo desde hace ya un tiempo su madre biológica apareció en su vida, no había muerto y reclamaba a su hija de ya 10 años de edad.  Lo anterior ha causado mucho dolor en sus padres ya que actualmente la niña está pidiendo vivir con su madre biológica en África porque al parecer no se siente cómoda con sus padres adoptivos.

¿Por qué sucede esto?

Decidir dar en adopción a un hijo no es fácil, esta decisión es la consecuencia de varios factores como por ejemplo, incapacidad económica como para entregar los cuidados al bebé, inmadurez, rechazo de la madre, etc. Sin embargo esta decisión en la mayoría de los casos se transforma en un duelo de por vida en las madres biológicas.

Cuando se produce una adopción entra en juego una gran triada donde está el niño, la familia biológica y la familia adoptiva.  Cuando el niño llega a casa con sus padres adoptivos, nace una nueva familia, si bien esta pareja no tuvo un embarazo  de 9 meses en el vientre, es muy probable que la espera de este hijo haya sido mucho más larga incluso de años por lo que existe una gran ansiedad para generar el vinculo entre ellos y sus hijos.

¿Qué es el trastorno reactivo de vinculación?

La mayoría de los niños adoptados logran adaptarse y vincularse perfectamente con su nueva familia. Sin embargo un pequeño grupo de niños no lo consigue.

Todos los niños o bebés adoptados sufrieron de una u otra manera un trauma de separación o desapego al ser separados de sus madres biológicas, de  esa persona que los llevó en su vientre durante el embarazo y quién debió ser su figura de apego y amor. Si a eso le sumamos que la mayoría de los embarazos que terminan en adopción no fueron deseados o estuvieron rodeados de problemas, la experiencia del bebé siendo feto no fue la mejor. Debido a lo anterior  algunos niños no logran tener vínculos de apego seguro y por lo tanto no  pueden  sentirse partícipes del nuevo núcleo familiar lo que provoca la búsqueda de sus raíces y la petición de respuestas como por ejemplo ¿Por qué no me pudiste cuidar y elegiste darme en adopción? y secundariamente en algunos casos el rechazo a la familia adoptiva.