“Kale”, el superalimento ideal para mamás

kale

Los superalimentos se definen así por contener una enorme cantidad de minerales, vitaminas y aportes esenciales que son difíciles de encontrar en alimentos comunes. Debido a las intervenciones transgénicas y genéticas, sumado a la cadena de frío y otros procesos químicos, los alimentos van disminuyendo su aporte nutricional, lo que no pasa con los llamados “superalimentos”, en que encontramos por ejemplo la Spirulina, Chía, Linaza, Dátiles y más.

Hoy queremos centrarnos en un superalimentos especial para mamás: el Kale. ¿Por qué decimos que es especial para madres? Pues porque la primera etapa de la maternidad y sobre todo el postparto suele ser un proceso que involucra mucho cansancio físico, emocional y mental, en que las mamás pierden mucha energía y se siente sobrepasadas por el agote.

Pues bien, el Kale puede ser un gran aliado para ellas.

Qué es el Kale

El Kale es algo así como el primo del brócoli, una verdura muy densa nutricionalmente hablando. Sus hojas son verdes y para que se hagan una idea, una taza de Kale tiene más calcio que la leche y mas hierro que la carne. También tiene una enorme cantidad de vitamina C, K y A.

Beneficios del Kale

  • Por su gran eporte en Vitamina C, activa el metabolismo, el sistema inmune y la hidratación, además ayuda a fijar el calcio en los huesos.
  • Su aporte en Vitamina A ayuda a tener una buena la visión y una mejor calidad de la piel.
  • Su alto contenido de vitamina K se ha relacionado con propiedades anticancerígenas, pero además favorece la salud de los huesos y la coagulación sanguínea.
  • Es una de las frutas vegetales más ricas en hierro, lo que evita la anemia, se forma hemoglobina y enzimas que transportan oxígeno a todo el cuerpo, además de favorecer el correcto funcionamiento del hígado.
  • Es alcalino, antioxidante y anti inflamatorio. Ayuda a regular el colesterol y también a combatir algunos síntomas de asma, artritis y desordenes auto-inmunes.
  • Ayuda a mantener una correcta y saludable digestión, ya que es bajo en calorías y rico en fibra. Una taza de este vegetal cuenta con 39 calorías, 5 gramos de fibra y 0 gramos de grasas.

Ojo que no es recomendable consumirlo todos los días, lo ideal es realizarse un perfil bioquímico para saber exactamente cuáles son las necesidades nutricionales que necesitas. Por lo general, se consume dos veces por semana en forma de batidos.