La importancia de los probióticos en bebés nacidos por cesárea

La importancia de los probióticos en bebés nacidos por cesárea

¿Alguna vez te has puesto a pensar en lo bien construido que está nuestro mundo? Y no hablamos de las construcciones hechas por el hombre, si no de lo natural, que venía ya con nosotros. El parto natural hace que las guaguas tengan contacto con un montón de bacterias, lo que refuerza su sistema inmunológico. Sin embargo, si bien hoy en día tenemos la suerte de que exista la cesárea, ésta se desarrolla en un ambiente estéril, por lo que los bebés nacidos por esta operación no tienen las mismas defensas naturales porque la colonización del intestino por parte de los probióticos se hace más lentamente. Por lo tanto, hay que ayudar al cuerpo.

Los probióticos para el bebé recién nacido

Los probióticos son pequeñísimos microorganismos vivos que se encuentran en la flora instestinal y hacen que todo funcione perfectamente en el sistema digestivo, además estimulan las defensas. Es importante que, dentro de lo posible, los pequeños consuman leche materna, porque esta viene con prebióticos naturales que “alimentan” a estos microorganismos.

Pero no siempre los niños vienen armados con estas bacterias benignas. Como comentábamos, cuando un bebé nace por cesárea el ambiente es tan estéril que no hay contacto con bacterias que formarán su flora intestinal. Y por lo tanto se deben encontrar métodos alternativos para que los recién nacidos puedan crear este ambiente de equilibrio en el intestino. La leche materna no tiene bacterias, por eso son suplementos los que se les deben dar.

Beneficios de los probióticos

Los probióticos son útiles en el tratamiento de diarreas agudas (tanto en bebés, niños y adultos), también para prevenir diarreas asociadas a consumo de antibióticos y son beneficiosos en algunas enfermedades intestinales.

Aunque se necesitan más estudios, hasta ahora hay investigaciones que han descubierto que los probióticos también pueden disminuir síntomas de asma y de otras enfermedades alérgicas. Podrían prevenir infecciones urinarias y disminuir los tiempos de resfrío.

Las bacterias probióticas se instalan en el intestino delgado o en el colon y equilibran la flora intestinal, donde conviven bacterias malignas y benignas. Si estos microorganismos están en equilibrio, tenemos personas más sanas.

¿Cómo le doy probióticos a mi hijo recién nacido?

Lo primero que debes hacer es consultar con tu pediatra. Él te indicará si es necesario darle probióticos a tu hijo. Incluso un niño nacido por parto natural podría necesitarlos, por eso es importante que él te lo indique.

Debes alimentarlo de manera normal, si pudiste darle leche materna y si no lo sigues alimentando con el relleno que tengas. Los probióticos se dan en preparados farmacéuticos y en lactantes la mejor opción es en gotas, porque será mucho más fácil dárselos. El médico te indicará cuál puedes darle. Recuerda que son organismos vivos, por lo que su conservación debe ser muy estricta, en las temperaturas y condiciones establecidas en el envase.