Niños futbolizados La fiebre de Copa América

ninos futbolizados

El fútbol es un lenguaje universal que incluye a los niños, independientemente de su lugar de origen, idioma que hablen o religión a la que pertenezcan los niños futbolizados existen.

Falta solo una semana para el término de Copa América y durante este tiempo se han dejado ver muchos pequeñitos totalmente futbolizados, con sus caras pintadas, cantando himnos y  melodías de aliento a su equipo favorito.

 Antiguamente familias enteras asistían a los estadios semana a semana, esos momentos eran ideales para compartir con padres y abuelos estando todos pendientes de solo una cosa, dejando de lado televisión, juegos electrónicos, computadores y todas las actividades individualistas a las que estamos acostumbrados.  Desde hace algunos años, cada vez es más complejo llevar a los más pequeños a los estadios debido a la violencia que se ejerce en algunos partidos la cual puede poner en riesgo su integridad.

Cuando juegan las selecciones de los países, al parecer todo cambia, el ambiente es más tranquilo y se respira un aire festivo… familias completas vuelven a los estadios y los niños disfrutan de toda esta gente feliz y divertida con sombreros extraños, caras pintadas y ropas coloridas.

Cuando no es posible asistir a ver al equipo en vivo y en directo, durante estos campeonatos las familias se reúnen, algunas en torno a una parrilla de asado, otras a tomar el té con cosas ricas para comer, otras simplemente  se sientan frente al televisor para disfrutar el partido, sea como sea el componente general y más importante es que las personas de todas las edades comparten y se reúnen por el deporte lo que fomenta en los niños estilos de vida saludables.

¿Qué beneficios tienen los Niños futbolizados que ven y juegan futbol?

–          En las primeras etapas de los niños, a través del fútbol logran desarrollar muchas habilidades motoras como la coordinación.

–          Mejora la capacidad cardiovascular.

–          Fomenta el trabajo en equipo.

–          Promueve los estilos de vida saludables.

–          Aleja a los niños de tentaciones como drogas, alcohol.

–          Promueve la disciplina.

–          Al formar parte de una familia “hincha” se favorece la participación en actividades con sus padres, tíos, primos, abuelos y amigos, entre otros.

–          Si van al estadio con sus padres, podrán ver como una cantidad tan grande de personas puede alentar a un solo equipo lo que les demuestra que son parte de un grupo muy grande, como en este caso, un país.

El fútbol es el deporte más popular del mundo y en muchos lugares más que un juego o deporte es un estilo de vida.

Síguenos en Facebook