Niños que muerden, pegan y rasguñan… ¿Que hacer?

0
166
ni{ños que uerden pegan y rasguñan
ads3

Son muy pocos los niños que se han librado de algún rasguño o mordisco durante los primeros años de vida, también muchos padres pueden enfrentarse a estos “ataques de nervio” o de enojo terminando con un gran rasguño en la cara lo anterior, cuando son pequeños, es causado por la desesperación que sienten los pequeños al no poder darse a entender como quisieran.

Si tienes hijos en el jardín, ¿has sorprendido a tu dulce angelito atacando a un compañero con dientes y uñas por quitarle su juguete favorito? Si es así, no te asustes ni te desesperes, tu hijo no es un “matón en potencia”, si logras manejar bien estos ataques de enojo, pasarán en poco tiempo.

¿Por qué algunos niños actúan así?

El ser humano, desde su nacimiento busca satisfacer sus propias necesidades, durante los primeros años de vida, los niños no entienden bien el concepto de compartir, son muy egocéntricos ya que todo y todos giran en torno a ellos y a sus necesidades, por lo general no les falta nada de lo que piden. Cuando los niños se ven enfrentados a sus pares como por ejemplo en el jardín infantil o cuando llegan visitas a la casa se sienten vulnerables al tener la opción de perder sus cosas, su espacio o simplemente la atención y como no tienen estrategias para demostrar ese miedo o rabia muerden y pegan para marcar su territorio como instinto de supervivencia.

¿Cuándo un niño se siente amenazado, como actúa?

Dependiendo de la edad usan diferentes estrategias, primero utilizan la boca mordiendo, luego cuando son las hábiles con las manos rasguñan, ya siendo más estables empujan y al ser más fuertes patean.

¿Existen otras razones por las cuales los pequeños muerdan, sin necesariamente estar enojados?

Efectivamente es así, los niños pasan por una etapa oral donde todo se lo llevan a la boca, lo chupan, muerden incluso a las personas como modalidad de exploración, puede ser además que estén con molestias dentales debido a infamación, aparición de un dientecito o simplemente como una muestra de cariño, puede ser que un gran abrazo y beso termine en un mordisco.

¿Qué hacer si el pequeño continúa mordiendo y golpeando durante mucho tiempo o cada vez es peor?

Como dijimos anteriormente, los niños normalmente atraviesan por esta etapa sin embargo si es muy frecuente y poco manejable es recomendable intervenir con otras estrategias.

Existen variables personales que debemos tener en cuenta ya que pueden propiciar una mayor agresividad en los niños.

Variables personales: poco autocontrol e inestabilidad emocional.

Variables familiares: situación familiar compleja como separación de sus padres, violencia intrafamiliar.

Variables ambientales: medios de comunicación o juegos que inducen a la violencia.

¿Cómo debemos actuar?

Debemos actuar con cautela y no alarmarnos ya que como dijimos anteriormente en la mayoría de las ocasiones es un proceso normal de desarrollo, pero es muy importante poner atención a lo que ocurre y actuar dando el ejemplo es decir no sobresaltarnos, ni gritar o menos golpear al pequeño.

 – No seas indiferente frente a sus ataques: Separa a los niños e intenta que comprenda que no se debe pegar o morder porque hace daño.

– Anímalo a disculparse.

– Ayuda al pequeño a exponer lo que le sucede con palabras y si aun no es capaz de expresarse intenta tu verbalizar lo que le pueda pasar.  “estás enojado ¿verdad?” o “Estas enojado porque no puedes jugar con ese juguete. Así le haremos saber que entendemos  lo que le pasa.

– Intenta empatizar con sus sentimientos.

– Enséñale a tu hijo que cuando algo sale mal debe manejar su frustración.

– No te enojes  ni grites,  enséñale con el ejemplo.

– Enséñale a ser paciente, a esperar su turno y a compartir.

Si tomando estas medidas no logras cambiar el actuar de tu hijo, es recomendable que asistas a un profesional que te ayude a encontrar la causa de estas reacciones.

¿Y tu que haces cuando tu hijo reacciona así?
niños que muerden pegan y rasguñan – Revistabb

ads4