Palabras que hieren ¡Deja de molestarme! ¡No llores! ¡Ya verás cuando llegue tu papá!

palabras que hieren a nuestros hijos

Palabras que hieren a nuestros pequeños

La vida de las madres tiende a ser algo caótica ya que muchas veces es difícil lidiar con la eterna lista de actividades y tareas que hay que realizar. Si pensamos por ejemplo en una madre que está cocinando a sus hijos mayores, intentando calmar al bebé que reclama porque quiere amamantar, con un alto interminable de papeles por ordenar del trabajo, llamados telefónicos de cobranza y dos pequeños haciendo las preguntas clásicas de los niños ¿Por qué el cielo es azul?, ¿por qué las nubes vuelan?, ¿me puedes comprar un hámster? entre muchas otras, es posible que esta mamá que ama a sus hijos entre en caos y hable desde la desesperación dando un grito de ¡Me aburrí! ¡Déjenme en paz!. Estas “simples” palabras pueden causar estragos en los pequeños ya que no logran entender qué hicieron para que mamá se enojara tanto.

Palabras que hieren

1. Déjame en paz porque estoy ocupada

Es totalmente normal que parte del día estemos ocupados, sin embargo si nuestros hijos acuden a nosotros en esos minutos no es para molestarnos, simplemente necesitan algo como alimento, un abrazo o resolver una duda. Si constantemente no le pones atención excusándote en que estas ocupada, darás a entender que no estás interesada  en sus cosas y que cuando estas ocupada no puedes resolver sus necesidades por lo que dejaras de ser su figura de apego primario. Si tienes un mal día, lo que es totalmente normal o estas bajo mucho estrés, evita decir cosas que puedan herir a tus hijos, si necesitas un momento para calmarte o quieres pasar unos minutos a solas busca alguien que te ayude o pídeles dulcemente a tus hijos que jueguen o vean su película favorita mientras respiras profundo y vuelves a estar mejor.

2. ¡No llores, ya eres un niño grande!

Los niños e incluso algunos adultos tienen dificultad para expresar sus sentimientos por lo que recurren al llanto para hacerlo. Si de una u otra forma decimos que él o ella no están en edad de llorar porque eso lo hacen los bebes, estamos invalidando sus sentimientos lo que no hará que desaparezcan. Por ejemplo, si un niño llora en la mitad de la noche porque tiene miedo ya que piensa que hay un monstruo debajo de la cama, la mejor estrategia no sería decirle “no te asustes, eso es de niños chicos, no pasa nada” ya que al escuchar esto el niño no se sentirá mejor, lo más recomendado es primero validar su emoción diciendo por ejemplo “ Aquí está mamá, se que te asustaste pero mira, revisemos juntos bajo la cama para ver que no hay nada que temer, tu sabes que siempre voy a estar junto a ti para cuidarte”.

3. Ordena tu pieza o de lo contrario…   Ya verás cuando llegue tu papá…

Las amenazas son muy nocivas para los niños ya que a pesar de que nunca se lleven a cabo siempre está el temor que esto ocurra, hacer cosas bajo presión o solo para que mamá no se enoje, no genera ningún aprendizaje pero si logra crear temor en los niños más aun cuando mostramos peligrosa a la figura paterna como ocurre en el ejemplo, los niños deben entender que tanto el papá como la mamá estas alineados en su forma de ver las cosas, por lo tanto si un niño se ha portado mal, la mamá, el papá o ambos pueden hablar de lo ocurrido por lo que no es necesario decir “ya verás cuando llegue tu papá” ya que lo primero que se viene a la mente es un padre violento o castigador que soluciona bruscamente todo lo que no puede arreglar la madre.

Cuida a tus hijos, acompáñalos en su aprendizaje para lograr una crianza feliz y respetuosa.

Palabras que hieren ¡Deja de molestarme! ¡No llores! ¡Ya verás cuando llegue tu papá!