Pataletas es posible terminar con ellas en 4 simples pasos

0
103
Pataletas se puede terminar con ellas
ads3

Algunos padres sienten que sus hijos son una bomba de tiempo que está a punto de estallar, algunos niños al ir al supermercado y no obtener lo que quieren o cuando llega la hora de irse del parque se tiran al suelo gritando y pegando como si los fueran a matar ¿Cómo es posible que todo termine con estos espectáculos?

Los niños ponen a prueba a sus padres y ellos se desesperan como si no tuvieran el control. Debemos entender que estas “pataletas” no son para molestar a los adultos, simplemente los niños no tienen un lenguaje tan elaborado como para expresarse de otra manera, lo más probable es que en un tiempo más, antes de tirarse al suelo el pequeño pueda decir “mamá quiero quedarme un poco más en el parque” y ante la negativa de su madre diga “por favor, estoy feliz jugando con mis amigos, quedémonos 5 minutos más”. Además de no tener las herramientas de lenguaje como para expresarse así, los niños pequeños aun no logran manejar los sentimientos de enojo y frustración, simplemente sienten que es lo peor que les puede pasar y es así como lo demuestran.

 ¿Hasta cuándo debemos esperar para que estas pataletas queden en el pasado? Los especialistas dicen  que a contar de los 4 años estas demostraciones de enojo deberían disminuir considerablemente, sin embargo hay algunas cosas que podemos hacer antes para aminorar estas crisis.

Tips para las pataletas:

1.- Previene la situación

Anticiparse a la situación es una garantía de éxito. La mayoría de los padres conocen perfectamente las cosas que hacen que sus hijos entren en caos, por lo que no es necesario tentarlos y llevarlos al límite. Si estas apurada intenta no pasar por una heladería o juguetería si no tienes interés en entrar, por otra parte puedes intentar conocer los tiempos de tu hijo, un niño se aburre si te quedas media hora conversando con alguien en la mitad de la vereda, en ese caso inevitablemente vas a tener un par de tirones en los brazos o llantos diciendo que se quiere ir. Si sabes que irán a algún lugar que tenga espera como en el médico o a un restaurant, lleva juguetes para que se entretenga. Por último, no le pidas paciencia y buen ánimo a un niño que tiene hambre, está cansado o con sueño, en ese caso primero resuelve su necesidad ya verás que su mal genio cambia.

2.- Cambia su atención

Todos los niños muestran señales antes de explotar, algunos se ponen rojos, otros aprietan los dientes o empuñan sus manos, en ese momento entra en juego el histrionismo de los padres, tenemos que despistarlos y cambiar el tema… poner caras chistosas, contar autos de colores en el camino o lo que se te pueda ocurrir para que el niño olvide su enojo es una excelente alternativa.

3.- No potencies la pataleta

 Si a pesar de que has realizado los dos pasos anteriores, tu hijo se comporta como una bomba atómica no intentes razonar con él en ese momento no entres en el juego de dimes y diretes, sólo intenta calmarlo y contenerlo.

4.- Seguir educando

 Una vez apagado el incendio, el tema debe terminar, lo puedes cerrar con un rico besito y abrazo para luego hacer una pequeña reflexión sin ser repetitivos con eso durante el día. Fíjate si en el día a día lo felicitas por sus buenas actitudes, si no es así comienza a hacerlo ya que si sólo le prestas atención a sus rabietas, éstas se va a volver una norma. Juega diariamente con tu hijo y entrégale tiempo para que él sea el protagonista, será la mejor inversión antipataletas que puedes hacer.

Síguenos en Facebook

ads4