¿Que tipo de mamá eres?

Que tipo de mamá eres?

Cuando nace un bebé, también nace una mamá que al igual que los niños, no viene con un manual de instrucciones por lo que son todas distintas, sin embargo hay muchas cosas que las mamás tienen  en común como por ejemplo los sentimientos de culpa al no estar todo el tiempo con sus hijos, incertidumbre al no saber si lo están haciendo bien o los ataques de nervios cuando sus hijos comienzan a volar solos y por supuesto el inmenso amor hacia sus peques.

Cada mujer aborda su rol de mamá a su manera y se vuelven “perfectamente imperfecta” hay quienes cocinan todo el día para alimentar con verduras a sus hijos, otras piden pizza , hay quienes trabajan fuera de casa, otras dentro, hay madres que abrigan a sus hijos y los dejan como ositos para que no se enfermen y otras que los desabrigan para que creen sus propias defensas.

La idea no es estereotipar a las mamás, pero inevitablemente hay algunos “tipos” de mamis que son muy llamativas, lo más probable es que te sientas identificada o es posible que conozcas a alguna de ellas.

– Madre GPS o mamá controladora: Está mamá está obsesionada con el control de la vida de sus hijos. Ella se siente incómoda cuando los niños crecen y comienzan a tomar sus decisiones ya que intenta solucionar todos los temas tengan la edad que tengan.  Este tipo de mamá demuestra su amor mediante la sobreprotección por lo que debe aprender a disminuir esas ansias de controlar todo para así dar un poco de espacio a sus hijos. Muchas “suegras” son catalogadas como controladoras ya que aunque sus hijos tengan 40 años, están preocupadas si comen bien, que hacen en el día, con quién se relaciona y por supuesto se pueden transformar en el peor enemigo de sus nueras o yernos. Tanto las madres gps como sus hijos deben ceder un poco para llevar tener una buena relación en la adultez.

– Mamá gallina: Son las mamás regalonas que llenan de besos a sus hijos y que disfrutan de su cercanía, tal como lo hace la gallina con sus pollitos. Son muy dedicadas y se preocupan de consentir a sus peques.

– Mamá trabajólica: Son esas mamás multifuncionales, trabajan  fuera o dentro de casa y son excelentes madres, muy organizadas, tienen sus agendas totalmente definidas, no tienen mucho tiempo libre pero intentan que sea de calidad.

– Mamá todoterreno: Estas mamitas son muy aventureras, organizan todo en minutos para realizar un viaje sin tener problemas. Suben cerros, van a la playa, duermen en carpas con todos sus hijos, son muy poco complicadas y disfrutan de las cosas simples de la vida.

– Mamá preocupada y comunicativa: Son aquellas mamás que cada día le preguntan a sus hijos como estuvo la jornada y se interesan en saber lo que sienten sin ser entrometidas. Tienen mucho tino para preguntar sin invadir.

– Mamá perfeccionista: La perfección es un arma de doble filo porque simplemente no existe! Esta mamá quiere lo mejor para sus hijos pero esto cuando es excesivo puede conducir al fracaso o a la decepción. Estas mamás deben comprender que los niños son maravillosos aunque sean tremendamente imperfectos, debe dejarlos ser felices , eso es lo más importante y no tiene que exigir que hagan todo bien ya que la presión es excesiva. Las mamás perfeccionistas deben intentar ver a sus hijos como son, no como quiere que sean, respetando sus intereses, habilidades y limitaciones, tomando cada logro como motivo para celebrar y cada fracaso como una oportunidad para aprender.

– Mamá deportista: Son aquellas mamitas que vemos corriendo con coches especiales o andando en bicicleta con sus hijos los fines de semana en el parque, disfrutan del aire libre y fomentan el deporte en sus hijos. Están llenas de energía y vitalidad!.

– Mamá cómplice: Esta mamá quiere ser la mejor amiga de sus hijos, esto trae como consecuencia una relación simbiótica no muy saludable para la familia. La vida de la mamá se mimetiza con la de sus hijos, es amiga de los amigos, se queda en sus reuniones, y se vuelve una adolescente más. Esta mamá debe tomar conciencia que llegada cierta edad, los niños necesitan un poco de espacio, lo que no quiere decir que no hay que participar activamente en sus vidas pero debemos protegerlos y guiarlos sin actuar como pares.

– Mamá cuentacuentos: Son aquellas que incentivan a sus hijos a leer o escuchar historietas desde pequeños, disfrutan de los títeres y de los juegos que utilizan imaginación. Muchas mamás leen fábulas a sus pequeños para enseñar las actitudes buenas y malas.

– Mamá competitiva: Este tipo de mamá no es muy común, ya que es difícil envidiar a un hijo o hija, estas mamás colapsan al ver a sus hijas por ejemplo con cuerpos muy juveniles, sin arrugas y con ropa a la moda, algunas de ellas recurren a las cirugías o se visten muy parecidas a sus hijas ya que no logran aceptar que pueden verse igual de regias pero ya como mujeres mayores, no como adolescente.

– Mamá cocinera: Son aquellas mamás que dedican mucho tiempo a la cocina, preparan platos muy divertidos, algunos muy bien decorados. En la casa de estas mamis siempre hay algo rico para comer!.

– Mamá que se adueña de sus hijos: Este amor mal entendido no permite que exista un límite entre la mamá y sus hijos, es como si fueran una sola persona, cuando nos apropiamos de los hijos estamos robándoles el derecho de sentir sus propias emociones y de vivir sus propias experiencias.

– Mamá artística: Son aquellas que pintan y decoran con sus propias manos las habitaciones de sus hijos, son muy sensibles y creativas.

– Mamá relajada: Son aquellas que todo se lo toman con calma, no corren a la clínica frente a un estornudo y saben que todo tiene solución, no se complican si los niños desordenan o ensucian la casa ya que con un par de horas estará todo resplandeciente nuevamente.

Y tu… ¿qué tipo de mamá eres?