Sarampión Aprende a reconocerlo

sarampión

El sábado 30 de Mayo del año del 2015, El subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, reconoció el segundo caso de Sarampión que se han detectado en Santiago de Chile, por lo que tuvieron que activar un protocolo de emergencia en todos los hospitales del país.

Sin duda, si eres madre estás alerta; ya que el primer caso es un bebé de menos de un año, ahora cómo es una enfermedad que estaba erradicada desde 1993, puede que la escuches muchas veces, dado a los casos que han aparecido en la prensa.

En nuestro país cada cinco años se realiza una campaña de vacunación

El sarampión es: “una enfermedad viral exantemática causada por el virus del Sarampión, del género Morbillivirus”, según la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior.

La entidad informó que “La infección del sarampión es siempre clínica, es decir, no existen infecciones asintomáticas.

Los primeros síntomas son estornudos, tos seca, bronquitis, también aparece una conjuntivitis no purulenta, empieza a subir la temperatura más menos 39,5°  y aparecen pequeños puntos blanco-grisáceos con una areola rojiza en la mucosa bucal opuesta a los maxilares inferiores y se inflaman los nódulos linfáticos.

Entre el tercer y cuarto día viene el estado  eruptivo tras la orejas y extendiéndose a continuación por cara, cuello, tronco y extremidades y la temperatura puede superar los 40 grados.

Luego,  la piel toma una coloración parduzca transitoria y  se intensifica el malestar general; finalmente empieza a declinar, pero el proceso dura unos seis días hasta que desaparece.

El virus es muy contagioso y se propaga por la tos y los estornudos, el contacto personal íntimo o el contacto directo con secreciones nasales o faríngeas infectadas.

Está presente en el aire o sobre superficies infectadas sigue siendo activo y contagioso durante periodos de hasta 2 horas, y puede ser transmitido por un individuo infectado desde 4 días antes hasta 4 días después de su aparición.

Por lo general, los bebés están protegidos del sarampión durante los primeros seis meses de vida debido a la inmunidad que les transmiten sus madres.

Los niños mayores se protegen vacunándose contra el sarampión siguiendo las regulaciones estatales y escolares.

No existe un tratamiento específico para el sarampión, sólo se busca aliviar los síntomas, que generalmente duran dos semanas,  pero si le toca enfrentarlo hay que dar mucho líquido y permítale descansar lo más posible.

Además, es importante que esté en una habitación sin luz, ya que los ojos se ponen llorosos, rojos y muy sensibles.

A los menores se les puede administrar  suplementos con Vitamina A.

En caso que el paciente  esté muy incómodo a causa de la fiebre, dele una medicina para tratar la fiebre; pero que no contenga aspirina, como por ejemplo acetaminofeno o ibuprofeno.

Chile y sus precauciones

Según la web del Minsal en 1990 se introdujo la vacuna contra la rubéola en el esquema de vacunación obligatorio chileno. Esta vacuna, llamada Tresvírica (contra rubéola, Sarampión y Parotiditis), se aplica al año de edad y se refuerza durante el 1er. año de Educación Básica.

Se considera inmune a la persona que ha recibido 2 dosis de vacuna rubéola, lo que habitualmente se logra con la vacunación programática del lactante a los 12 meses de edad y del escolar en el primero básico.

En el año 2005 se realizó una segunda campaña de vacunación destinada a los niños y niñas de 1 a 4 años de edad.

Ten en cuenta que las autoridades sanitarias evalúan  adelantar la campaña de vacunación preventiva contra la enfermedad, programada para octubre y noviembre de este año, a fin de prevenir un brote en el país.