SENTIR ORGASMOS EN EL PARTO ¿Mito o realidad?

0
243
ads3

Orgasmos en el parto ¿Mito o realidad?

Es frecuente escuchar a algunas mujeres diciendo que durante el parto tuvieron un orgasmo, haciendo que este fuera mucho menos doloroso y mucho más placentero. ¿Será posible tener orgasmos durante el parto? La mayoría de las mujeres al momento de dar a luz experimentan dolor, pero también unas ondas de placer muy parecidas a las de un orgasmo. Esto ha dado la pauta de muchos estudios científicos que buscan una explicación científica para poder entender esta sensación. A continuación entregaremos algunas explicaciones para que podamos sacar nuestras propias conclusiones e intentar si es posible experimentar un parto placentero.

Desde el punto Físico

Científicamente tener un orgasmo en el parto no es raro así lo indica Barry Komisaruk, profesor de la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey) quién dice que la intensa estimulación del canal vaginal puede ayudar a bloquear el dolor durante el parto, aunque en ese momento la estimulación no sea sexual.

Durante el parto tanto el cérvix como el clítoris son estimulados a lo que se suman las contracciones uterinas lo que también sucede durante un orgasmo sexual. Sin embargo cada mujer es distinta y por lo tanto sus experiencias también, aunque suene maravilloso tener un parto placentero, muchas madres no lo logran y deben lidiar con mucho dolor.

Desde el punto de vista mental

¿Por qué algunas lograrán esta experiencia y otras no? Es probable que la explicación se encuentre en un tema “moral” ya que socialmente es difícil asociar la idea de algo placentero con el parto, así como también que durante ese momento de produzca una sensación que normalmente ocurre en un acto sexual.

Además, durante los últimos años, el momento del nacimiento está muy intervenido, el pabellón está repleto de personas que la futura madre nunca había visto, los monitores a veces asustan a las mujeres, hay poca privacidad lo que genera estrés y nerviosismo lo que hace mucho más incómodo el momento.

Otra de las causas por las que una mujer puede estar muy lejana a tener un parto placentero es la negación a su propia sexualidad ya sea por vergüenza, timidez o forma de ser. En este punto hay muchas mujeres que posterior a su parto han aceptado tener alguna sensación placentera pero que la bloquearon inmediatamente tanto consiente como inconscientemente ya que creían que “no era lo correcto”

¿Podemos intentarlo?

Es posible cuando logramos quitar el miedo, cuando nos preparamos psicológicamente para el momento del parto, cuando logramos desconectarnos de todo lo que pasa en el exterior y nos conectamos con nuestro cuerpo y con lo que sentimos, cuando los profesionales que nos atienden no interrumpen innecesariamente y respetan el momento.

Recuerda que aunque sea difícil de creer muchos obstetras tales como Grantley D. Read aseguran que el dolor en el parto es algo patológico. Parir siempre ha sido un proceso natural el cual no debería doler porque el dolor corresponde a un sistema de defensa y de alerta.

ads4