¿TU HIJO TIENE MAMITIS?

tu hijo tiene mamitis

Durante el primer año de vida los pequeños son totalmente dependientes de sus padres, aunque es cansador no hay nada mejor que el bebé nos busque, que extienda sus bracitos para que lo tomemos en brazos o que gatee por toda la casa persiguiéndonos… a la mayoría se nos cae la baba al vivir esto. Sentir que los hijos nos necesitan es maravilloso, porque de una u otra manera nos aseguramos de estar cerca del gran amor de nuestras vidas.

Poco a poco lo pequeños se van haciendo más independientes, cuando comienzan a caminar, ya no necesitan de nuestros brazos para desplazarse y explorar…. Aquí tenemos el primer hito de mayor autonomía, pero al ser una experiencia nueva igualmente se sienten mejor cuando están cerca de mamá.

¿Qué pasa con mamá luego del primer año? Lo más probable es que esté muy cansada, el post natal terminó, hay tareas que hacer en la casa, quizás tiene más hijos o puede tener otro en camino… y aquí aparece la pregunta ¿Será el momento de alejarse un poco y darle más espacio al pequeño? Es posible que los primeros intentos sean un calvario, lo más probable es que cuando el niño pierda de vista a su madre comiencen las protestas, llantos angustiantes y desconsolados. Justamente es en esta etapa donde la mayoría de los peques comiencen a ir al jardín infantil o sean cuidados por otras personas para que su mamá tenga un pequeño espacio para respirar o trabajar… pero  ¿Podrá aguantar esta lejanía de la madre?.

Ahora bien, ¿Cuál es el origen de este vínculo tan especial?

Ya desde el vientre materno comenzamos a ver indicios de esta mágica conexión, existe liberación de muchas hormonas que favorecen al apego y eliminan el rechazo, las futuras madres sienten una fuerte necesidad de proteger a este pequeño en formación lo que aumenta luego del nacimiento. Cuando el bebé llega, se encuentra con mundo muy diferente al que lo albergó durante 9 meses, es más frío, lleno de estímulos extraños para él, sin embargo en medio de todo este “caos” aparece una figura dulce que lo abriga, alimenta, contiene y atiende las 24 horas del día, ¿Cómo no apegarse a esta “super héroe”? Actualmente, por el tipo de vida que llevamos, la figura de mayor apego es la madre, pero en ocasiones también puede ser el papá.

¿Qué es la mamitis? La mamitis es la ansiedad que muestra el niño al verse separado de la persona que le refiere seguridad. Es una fase normal de desarrollo la cual suele estar en su máxima expresión alrededor de los 18 meses y disminuye gradualmente para luego desaparecer alrededor de los 3 años (en algunos casos continúa por más tiempo).

¿Por qué la mamitis es más fuerte alrededor de los 18 meses? Aunque cueste creerlo es bastante lógico, cuando los niños se vuelven más independientes al lograr la marcha, se exponen a una serie de circunstancias desconocidas, misteriosas, divertidas pero que los vuelven vulnerables. Esta es la época de golpes y chichones ya que descubren los cajones, las escaleras, las sillas y todo lo que pueda ser un peligro… y porque aquí no estaba mamá para protegerme? Es en este momento cuando el pequeño se enfrenta a una cruda realidad…. EL NIÑO Y SU MAMÁ NO SON LA MISMA PERSONA!!!!!

Aunque te sientas agobiada, la etapa de mamitis debes enfrentarla con mucha paciencia y amor, debes entender que tu hijo está acostumbrado a que seas parte de toda su rutina diaria, en las comidas, baño, juego y a la hora de dormir por lo que si de un día a otro lo separas de ti y lo obligas a estar con otras personas sin previa preparación podría sentirse desamparado y tener la mala visión de que quieres sacártelo de encima.

¿Cómo ayudar a los niños a ser más independientes?

La vida familiar de todos los niños es diferentes, los pequeños que están acostumbrados a estar con más personas durante sus rutinas es posible que logren superar esta etapa con mayor facilidad, sin embargo si todo lo hace solo con su madre será más difícil.

Para facilitar la independencia debemos desde pequeños entregarles herramientas para desenvolverse solos como por ejemplo, durante las comidas ellos deberían intentar coger la papilla con su cuchara, antes del baño intenta que ayude a sacarse la ropa para que así poco a poco se den cuenta que pueden desenvolverse solitos. Este proceso debe ser de mucha tranquilidad para así transmitir seguridad a los niños y así disminuir la ansiedad.